infodeletras@gmail.com
Horario: Lunes a Viernes 9:00 a 21:00 - Sábados 9:00 a 14:00
Teléfono: 617232382 / 686622560

Blog

HABILIDADES PREVIAS A LA ADQUISICIÓN DE LA LECTURA Y LA ESCRITURA

La lectura y escritura son actividades imprescindibles en nuestro día a día. Por lo que, su adquisición y dominio es un aspecto fundamental en el desarrollo del niño/a. Antes de comenzar el proceso de adquisición de la lectura y la escritura, los niños/as deben contar con una serie de habilidades previas. Estas habilidades previas son una serie de capacidades básicas que los/as niños/as deben poseer para poder llevar a cabo el proceso de aprendizaje de la lectoescritura y que además previenen las dificultades que puedan surgir posteriormente. Estas habilidades deben adquirirse entre los 3 y los 6 años. Se distinguen tres tipos de requisitos previos fundamentales: factores cognitivos, factores lingüísticos y conciencia fonológica. Los prerrequisitos cognitivos, mediados por distintas estructuras cerebrales, juegan un papel fundamental en el aprendizaje de la lectoescritura. Éstos son: la percepción sensorial, el razonamiento, la capacidad de abstracción, la orientación, memoria y atención entre otros. La estimulación a nivel cognitivo hasta aproximadamente los 7 años (debido a la plasticidad cerebral) sentará las bases de los aprendizajes posteriores. Las destrezas lingüísticas también han de trabajarse adecuadamente antes del aprendizaje de la lectoescritura. Es necesario facilitar herramientas para que el niño/a pueda desarrollar un lenguaje correcto (tanto comprensivo como expresivo), puesto que el lenguaje escrito se basa en el lenguaje oral. La enseñanza de habilidades de conciencia fonológica tiene un papel determinante en la adquisición de la lectoescritura puesto que facilita el aprendizaje inicial de la misma. Se debe trabajar entendiendo que ésta se desarrolla de manera progresiva durante los primeros años de vida (de 3 a 6 años). El desarrollo conjunto de tareas de conciencia fonológica (conciencia léxica, silábica y fonémica) y de enseñanza de la lectoescritura favorece de manera significativa estos aprendizajes. Además, la conciencia fonológica es un predictor del futuro rendimiento lector. En base a…

Continue Reading

ANSIEDAD

¿Qué es la ansiedad? La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Puede hacer que sude, se sienta inquieto y tenso, y tener palpitaciones. Puede ser una reacción normal al estrés. Por ejemplo, puede sentirse ansioso cuando se enfrenta a un problema difícil en el trabajo, antes de tomar un examen o antes de tomar una decisión importante. Si bien la ansiedad puede ayudar a enfrentar una situación, además de darle un impulso de energía o ayudarle a concentrarse, para las personas con trastornos de ansiedad el miedo no es temporal y puede ser abrumadora. ¿Qué son los trastornos de ansiedad? Los trastornos de ansiedad son afecciones en las que la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo. Los síntomas pueden interferir con las actividades diarias, como el desempeño en el trabajo, la escuela y las relaciones entre personas. ¿Cuáles son los tipos de trastornos de ansiedad? Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, incluyendo: Trastorno de ansiedad generalizada: Las personas con este trastorno se preocupan por problemas comunes como la salud, el dinero, el trabajo y la familia. Pero sus preocupaciones son excesivas y las tienen casi todos los días durante al menos 6 meses Trastorno de pánico: Las personas con trastorno de pánico sufren de ataques de pánico. Estos son repentinos y repetidos momentos de miedo intenso sin haber un peligro aparente. Los ataques se producen rápidamente y pueden durar varios minutos o más Fobias: Las personas con fobias tienen un miedo intenso a algo que representa poco o ningún peligro real. Su miedo puede ser por arañas, volar, ir a lugares concurridos o estar en situaciones sociales (conocida como ansiedad social) ¿Qué causa los trastornos de ansiedad? No se conoce la causa de la ansiedad. Factores como la genética, la biología y química…

Continue Reading

CÓMO MANEJAR LAS CONDUCTAS DISRUPTIVAS DENTRO DEL AULA

En la actualidad uno de los principales problemas dentro de nuestras aulas son los problemas de conducta en niños y adolescentes. Cuando hablamos de conductas disruptivas nos referimos a las conductas inapropiadas que perjudican el buen funcionamiento del aula, referidas a las tareas, relaciones con los compañeros, al cumplimiento de las normas de clase o a la falta de respeto al profesor. Niños que no dejan hablar, ofenden a los demás, tienen comportamientos agresivos o desmesurados, pierden el control con facilidad, muestran y verbalizan una actitud negativa frente al trabajo, negando cooperación y llamando la atención o provocando cuando puede y quiere. Estas conductas son un desajuste en el desarrollo evolutivo del niño ya que impiden crear y mantener relaciones sociales saludables con sus iguales y con los adultos. Debemos tener presente que detrás de una conducta inapropiada suele haber factores psicológicos que la desencadenan: sentimientos de abandono, frustración, baja autoestima, falta de establecimiento de normas en el núcleo familiar… Estas respuestas son tácticas adquiridas o aprendidas para provocar al adulto y llamar la atención. El comportamiento disruptivo es común en la infancia, pero en algunos casos, debido a su frecuencia y persistencia en el tiempo se convierte en un problema. Generalmente, estas conductas se producen tanto en el hogar, como en la escuela. Para poder establecer unas pautas de actuación ante las conductas sería bueno que el profesorado realice un registro de las conductas. Este nos dará muchas pistas sobre cómo podemos ayudar en el problema. Registro colegio: Día Clase/profesor Qué estaba haciendo Descripción de la conducta Quién/qué ha desencadenado la situación Qué se hace (consecuencia)             Registro familia: Día Hora ¿Qué ocurre? Situación ¿Qué hago o digo?   ¿Cuánto dura el problema? (minutos) ¿Qué intensidad tiene? ( del 1-10)        …

Continue Reading

¿COMO PREVENIR LA ANSIEDAD INFANTIL?

En ocasiones los niños tienden a preocuparse demasiado sobre determinados aspectos reales o imaginarios, que les llevan a generar estados de ansiedad y preocupación generalizada y excesiva. Las personas más próximas al niño tienen un papel muy importante en la prevención de problemas de ansiedad. Los padres y los educadores pueden reducir el impacto de las situaciones o acontecimientos vitales estresantes que viva el niño, pueden educarlo para potenciar sus recursos personales y pueden promover nuevas experiencias y fomentar hábitos de vida saludables. ¿Cómo? Se van a exponer brevemente alguna de las pautas o líneas de actuación que los padres y cuidadores del niño deberían seguir para prevenir en la medida de lo posible que éste desarrolle un problema de ansiedad. Los niños pueden carecer de recursos para afrontar de forma adecuada situaciones o acontecimientos vitales estresantes o traumáticos. La vivencia de una separación, de la muerte de un familiar o amigo, de un desastre natural (incendio, inundación), de un robo, de un accidente, etc. pueden superar la capacidad del niño para reaccionar de forma adaptativa. En estos casos, los padres o las personas próximas al niño deberían: Hablar con el niño de todo lo que le preocupa, de cómo se siente. Permitir que se desahogue y exponga todas sus preocupaciones, dudas y sentimientos. No forzar al niño a hablar de sus sentimientos, estar disponibles cuando él lo necesite. Actuar como modelos de conducta y afrontamiento de los problemas: los niños aprenden a actuar y a afrontar los problemas imitando y adoptando como propios los modos de actuación de personas cercanas a ellos. Comprender lo importante que para el niño cada situación que vive. No hay que restar importancia a acontecimientos que para un adulto pueden resultar intrascendentes: una pelea con otro compañero, un cambio de profesor, la dificultad en…

Continue Reading

¡Oh no, me he quedado en blanco!

¡Oh no, me he quedado en blanco!, ¿Te suena? Suele ocurrir en el momento menos oportuno. Nos olvidamos momentáneamente de aquello que creíamos sabernos tan bien, en medio de un examen, en la presentación de un trabajo…  Quedarse en blanco es algo normal y así debe ser considerado. De hecho, tiene una explicación neurológica. ÉPOCA DE EXÁMENES = ANSIEDAD, ESTRÉS Y CANSANCIO Ocurre en momentos de gran tensión emocional. El estrés afecta a la frecuencia cardiaca, bombeamos más sangre al cerebro, músculos y pulmones, lo que a su vez nos pone en un estado de alerta que nos permite estar más atentos y preparados, aumentando nuestra capacidad de concentración y velocidad de reacción. Pero como todo, depende del nivel de tensión emocional, será “beneficioso” o “perjudicial”. Ya que el estrés afecta a zonas del cerebro relacionadas con la memoria y la recuperación de recuerdos. “Se sabe que una ansiedad moderada puede mejorar nuestra productividad, pero que, en cambio, cuando es elevada y sostenida en el tiempo, puede abocar al fracaso” Cuando estamos estresados se dispara una hormona llamada corticosterona, que es la responsable de estos momentos de bloqueo, donde parece que todo se nos ha olvidado, y es debido a que esta hormona afecta a la memoria, bloqueando los sistemas de recuperación de la información. Puede llegar a bloquearnos durante un tiempo prolongado, unos 90 minutos. Por eso, cuando nos sentimos más relajados recuperamos toda esa información que parecía haberse borrado. Pero como todo en este mundo, tiene solución. En EEUU parecen haber creado un método infalible para calmar los ánimos antes de una prueba. Antes de los exámenes, los alumnos han de escribir cuáles son sus pensamientos y sentimientos. Aunque pueda parecer a priori un método que aumente la ansiedad, en realidad ayuda mucho a los estudiantes a eliminar…

Continue Reading

LA PSICOMOTRICIDAD EN NIÑOS DE 3 A 5 AÑOS

Mantenerse en un solo pie Coloca dos sillas juntas en un área libre de otros objetos. Permanece mirando al niño mientras os apoyáis en las sillas. Asegúrate de que te está mirando y lentamente eleva uno de tus pies del suelo. Indícale que haga lo mismo. Si no te imita, levántale uno de los pies del suelo, pero estando totalmente seguro de que se está apoyando en la silla. Retírale la silla y hazle permanecer sobre un pie sujeto por tus manos. Gradualmente ve retirando las manos.   Dar patadas a un balón. Haz que el niño se siente en una silla y tú en la otra. Suavemente rueda la pelota hacia él con tu pie. Repite la acción si es necesario y entonces anímalo para que golpee el balón hacia ti.   Mantenerse de puntillas Permanecer de pie mirándoos y dile “mira y su nombre”. Lentamente, elévate sobre tus dedos de los pies manteniendo la posición unos segundos y después lentamente, vuelve a ponerlos en el suelo. Repite el movimiento, pero esta vez señálale tus pies cuando digas “mira”. Coge al niño por los brazos, y cuando tú te estés poniendo de puntillas, elévaselos suavemente hasta que él también se sostenga sobre los dedos de los pies.   Saltar Ponte cara al niño y muéstrale como saltar recto hacia el aire. Cuando sientas que comienza a impulsarse un poco mientras tú lo subes, reduce gradualmente la ayuda hasta que consiga saltar por sí solo. Cuelga una esponja, o algún objeto de colores vivos, de una altura donde él puede tocarlo fácilmente cuando salte.   Bolos Coloca seis cartones de leche en una composición “3-2-1” y traza una línea, a unos tres metros de ellos. Muéstrale al niño cómo rodar la pelota para derribar los cartones, pero permaneciendo detrás de la…

Continue Reading

EJERCICIOS DE PSICOMOTRICIDAD DE 6 A 24 MESES

Rodar. El giro de boca arriba a boca abajo constituye un hito en el desarrollo motor del bebé. Entre el 6º y 8º mes pueden hacerlo en su jugueteo diario, si bien antes suele ocurrir de vez en cuando sin intencionalidad. Favorece este movimiento cuando estando el bebé boca arriba colocas un juguete a la altura de su cabeza, a uno de sus lados. Él girará su cabeza hacia el objeto y cruzará el brazo del otro lado para alcanzarlo por lo que ese impulso provocará que termine boca abajo. Si se queda de lado y no termina de rodar, puedes ayudarle empujando levemente sobre la cintura.   Abdominales con los aros Alrededor de los seis meses será capaz de pasar de tendido a sentado y seguidamente a de pie si colocas tus dedos en sus palmas cuando está tendido en el boca arriba. Coloca al bebé tendido sobre una superficie blanda y tú de rodillas delante de él. Ofrécele dos pulseras grandes que pueda asir, una en cada mano. Cuando las sujete con firmeza tira de ellas hacia ti hasta que se siente. Pon atención en que tus rodillas no hagan tope con sus pies. Seguidamente tira de nuevo de las pulseras hacia ti hasta conseguir que quede de pie. En esta posición se sentirá muy feliz (las cosas se ven de otra manera desde aquí) y probablemente de saltos de alegría. Después de un par de segundos (no más) lleva los aros hacia atrás para que vuelva a su posición de sentado y seguidamente a tendido. El movimiento de subida y bajada debe ser continuado. Para que este juego sea efectivo y consiga fortalecer sus abdominales y brazos (necesarios para el gateo) es necesario que te fijes en varias cosas: el bebé debe mantener la cabeza alineada con…

Continue Reading

BENEFICIOS DE LA PSICOMOTRICIDAD

El psicomotricista trabaja el esquema corporal mediante el desarrollo del esquema espacial y el temporal y, gracias al esquema corporal conseguimos la imagen corporal, es decir, la suma de sensaciones y sentimientos que concierne al cuerpo y que está influida por las experiencias vitales y los procesos mentales en los que el sujeto se reconoce a sí mismo. Hacemos hincapié en 3 áreas beneficiadas: A nivel motor Facilita la adquisición del esquema corporal, permite que el niño tome conciencia y percepción de su propio cuerpo. Favorece el control del cuerpo, a través de la psicomotricidad el niño aprende a dominar y adaptar su movimiento corporal. Ayuda a afirmar su lateralidad, control postural, equilibrio, coordinación, ubicación en tiempo y espacio.   A nivel cognitivo Estimula la percepción y discriminación de las cualidades de los objetos así como la exploración de los diferentes usos que se les puede dar. Crea hábitos que facilitan el aprendizaje, mejora la memoria, la atención y concentración, así como la creatividad del niño. Introduce nociones espaciales como arriba-abajo, a un lado-al otro lado, delante-detrás, cerca-lejos y otros más, a partir de su propio cuerpo. Refuerza nociones básicas de color, tamaño, forma y cantidad a través de la experiencia directa con los elementos del entorno.   A nivel socio-afectivo Sirve como un canalizador, ya que el niño puede descargar su impulsividad sin culpabilidad. Esta descarga será determinante para su equilibrio afectivo. Se integra a nivel social con sus compañeros, propicia el juego grupal. Ayuda a enfrentar ciertos temores, el niño fortalece no solo su cuerpo sino también su personalidad superando así ciertos miedos que antes lo acompañaban. Reafirma su autoconcepto y autoestima, al sentirse más seguro emocionalmente, como consecuencia de conocer sus propios límites y capacidades.  

Tipos de mordida

Cuando hablamos de tipos de mordida estamos hablando de la forma del cierre que tienen los dientes superiores e inferiores cuando se cierra la boca. Los dientes tienen que encajar perfectamente, pero las articulaciones también. Cuando el cierre no es como debería ser, estamos hablando de una maloclusión. La maloclusión debe de corregirse acudiendo a un ortodoncista, ya que, si no se soluciona, puede incurrir en consecuencias estéticas de gran importancia, dolor de cabeza, audición deficiente o trastornos digestivos. TIPOS DE MORDIDA CON MALOCLUSIÓN CLASE I Significa que el canino inferior muerde (3-4mm) por delante del canino superior, esta es la mordida correcta donde encajan los dientes a la perfección como si fueran una cremallera. CLASE II La mandíbula muerde más atrás de donde tiene que morder. El canino inferior no está 3mm por delante de la superior, está justo por debajo o muy por detrás. Se puede corregir con brackets, avance mandibular ortopédico, extracciones o cirugía ortognática. La mordida es inestable y traumática. CLASE III Es cuando la mandíbula muerde más adelante de donde tiene que morder. El canino inferior está a más de 3mm por delante de la superior. Se puede solucionar bien vía brackets o con cirugía. MORDIDA CRUZADA Los dientes inferiores se superponen sobre los dientes superiores. Cabe destacar que la mordida cruzada en los dientes anteriores hace que la barbilla sobresalga. El tratamiento más indicado es la ortodoncia. Existen dos tipos de mordidas cruzadas, anterior y posterior. MORDIDA ABIERTA Los dientes superiores e inferiores no logran unirse debido al contacto entre los dientes posteriores. Puede estar causada por factores hereditarios o determinados hábitos, como hacer presión con la lengua, chuparse el pulgar o morder lápices… El tratamiento indicado es la ortodoncia combinada con cirugía ortognática en algunos casos. BORDE A BORDE Se considera que un paciente presenta mordida…

Continue Reading

¿Cómo se puede quitar el hábito del chupete a un niño?

«No nos atrevemos a quitarle chupete» La primera vez que escuché este comentario en la consulta me sorprendió y me dejó un poco perplejo. Luego, a lo largo de los años lo he oído muchas veces; ya no me sorprende, pero me sigue produciendo cierta perplejidad. Dos adultos, él Ingeniero Industrial y ella Licenciada en Químicas, y «no se atreven» a quitarle el chupete a su hijo de 2 años (!!). El niño lo usa a toda hora, jugando, cuando está inquieto, para dormir,… pero no lo usa en la guardería. A la madre le asombra que en la guardería no lo pide ni para dormir la siesta. ¿Qué es diferente en la guardería? En la guardería le han dado una norma firme y clara: en la guardería no se usa chupete. Bueno ahora ya está, vuestro hij@ usa chupete para todo y pensáis quitárselo, ¿cómo se hace? La forma de quitar el chupete va a depender de la edad del niño, de su temperamento y de su madurez. En el niño pequeño, de menos de 15 meses, suele ser más fácil. Simplemente se le quita, desaparecen los chupetes de la casa. Cuándo el niño llore, o proteste, se le calma cogiéndolo, hablándole,… Si usaba el chupete para dormir, habrá que cambiar el ritual para dormir. En el niño más mayor (partir de los 18-24 meses), hay que hacerlo de otra manera. La forma de hacerlo puede ser diferente para cada niño, según su carácter y su madurez. A grandes rasgos, tenemos dos extremos del temperamento. En un extremo está el niño apacible, que casi siempre está contento, que se adapta muy fácilmente a las novedades y a los cambios. Y en el otro extremo, el niño inquieto, difícil, que le cuesta aceptar los cambios, lo nuevo, y se frustra con facilidad. La gran…

Continue Reading

WhatsApp chat