infodeletras@gmail.com
Horario: Lunes a Viernes 9:00 a 21:00 - Sábados 9:00 a 14:00
Teléfono: 617232382 / 686622560

¿Cómo se puede quitar el hábito del chupete a un niño?

«No nos atrevemos a quitarle chupete»

La primera vez que escuché este comentario en la consulta me sorprendió y me dejó un poco perplejo. Luego, a lo largo de los años lo he oído muchas veces; ya no me sorprende, pero me sigue produciendo cierta perplejidad. Dos adultos, él Ingeniero Industrial y ella Licenciada en Químicas, y «no se atreven» a quitarle el chupete a su hijo de 2 años (!!). El niño lo usa a toda hora, jugando, cuando está inquieto, para dormir,… pero no lo usa en la guardería. A la madre le asombra que en la guardería no lo pide ni para dormir la siesta.

¿Qué es diferente en la guardería?

En la guardería le han dado una norma firme y clara: en la guardería no se usa chupete.

Bueno ahora ya está, vuestro hij@ usa chupete para todo y pensáis quitárselo, ¿cómo se hace?

La forma de quitar el chupete va a depender de la edad del niño, de su temperamento y de su madurez.

En el niño pequeño, de menos de 15 meses, suele ser más fácil. Simplemente se le quita, desaparecen los chupetes de la casa. Cuándo el niño llore, o proteste, se le calma cogiéndolo, hablándole,… Si usaba el chupete para dormir, habrá que cambiar el ritual para dormir.

En el niño más mayor (partir de los 18-24 meses), hay que hacerlo de otra manera. La forma de hacerlo puede ser diferente para cada niño, según su carácter y su madurez.

A grandes rasgos, tenemos dos extremos del temperamento. En un extremo está el niño apacible, que casi siempre está contento, que se adapta muy fácilmente a las novedades y a los cambios. Y en el otro extremo, el niño inquieto, difícil, que le cuesta aceptar los cambios, lo nuevo, y se frustra con facilidad. La gran mayoría de niños están en algún punto entre estos dos extremos, con todas las variantes y matices que se quiera (obviamente cada niño es diferente).

En el niño adaptable y tranquilo cualquier cosa va a funcionar. Con cariño, pero con firmeza se le dice que ya no va a usar chupete, porque ya es mayor,… En estos niños suele funcionar muy bien la primera estrategia que explico más abajo.

En el niño más inquieto va requerir algo más de habilidad y paciencia. Suelo recomendar dos posibles estrategias para retirar el chupete. No es una mejor que otra; aconsejo una u otra según los padres y el carácter y la madurez del niño. Los padres sois los que mejor conocéis a vuestro hijo, así que podéis ver que le puede ir mejor a vuestro hijo.

  • Primera estrategia: «convencerlo» de que es mayor. Bueno, con un poco de «teatro»: hacer una especie de ceremonia de despedida del chupete. Primero explicádselo y poner una fecha con algo de antelación, unos días o unas pocas semanas,… (a los niños les gusta saber que va pasar). Que vuestro hijo pinte una cajita para poner los chupetes, que los ponga dentro, y se hace un ritual de despedida,… y se tira a la basura, o se la lleva alguien (los Reyes Magos,…). Usad la imaginación, pensad que le puede resultar convincente a vuestro hijo. Cuando pida el chupete (por hábito), recordadle la ceremonia de despedida, que ya es mayor,…
  • Segunda estrategia: cortar los chupetes. Cortar un poco la punta del chupete y cada día ir cortando un poquito más. Cuando pida chupete le dais el chupete cortado. Si protesta de que está roto, le dais otro igualmente cortado,… La clave es hacer como si no os dieseis cuenta de que los chupetes están cortados. Si pregunta porque están rotos hay que decirle, que como ya tiene dientes los va rompiendo él sin darse cuenta,…

En ambos casos la clave es el convencimiento con que le decís las cosas,… Cualquier estrategia fracasará si no estáis convencidos y la hacéis con dudas.

En el niño que usa el chupete a toda hora, tanto para dormir como de día, puede ser mejor ir disminuyendo el uso de chupete (y de tetinas también) primero, antes de quitárselo con alguno de estos métodos.

Una vez tomada la decisión, no volver a atrás, mantenedla, con cariño y empatía, pero con firmeza. Puede que tenga alguna rabieta. Sobre todo no le riñáis, ni mostréis enfado.

¿A qué edad se debe quitar el chupete?

A partir de los 15-18 meses, lo antes posible, Por dos motivos. Uno por las consecuencias y dos porque conforme se acerque a la edad del “no y yo”, más difícil va a ser.

Edad máxima a partir de la cual no debería usarse nada el chupete: 2 años.

El chupete no es perjudicial para bebés, incluso es beneficioso porque satisface su necesidad de succionar, le ayuda a calmarse cuando está inquieto y protege del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, pero debe usarse bien.

«Y si no se lo quitamos hasta que nuestro hijo decida, ¿qué consecuencias tiene?»

Fundamentalmente problemas con la posición de los dientes, como mordida abierta o mordida cruzada.

También puede afectar el lenguaje, por dificultar la pronunciación, a una edad en que es importante la adquisición de una correcta fonación.

 

Si vuestro hijo ya tiene 18 meses y usa chupete ir pensando en quitárselo.
Sin miedo. Con cariño.

Fuente: https://pediatragabiruiz.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat