infodeletras@gmail.com
Horario: Lunes a Viernes 9:00 a 21:00 - Sábados 9:00 a 14:00
Teléfono: 617232382 / 686622560

Escritura en espejo

Muchos niños escriben en espejo, es decir, escriben algunos números o letras al revés, generalmente de derecha a izquierda. Esto es algo normal cuando los niños están comenzando el aprendizaje de la lectoescritura (entre los 4 y los 7 años). Los niños no son conscientes de estas dificultades, pueden girar sólo algunas letras (confundir por ejemplo b y d, lo que dominamos rotaciones) o incluso palabras enteras. Esto no impide que el niño/a sea capaz de leer lo que ha escrito correctamente y es debido a algunas razones como:

 

  • En la gran mayoría de los casos, la escritura en espejo se debe a una inmadurez neurológica (madurez que se alcanza a los 7 años) en los procesos relacionados o que intervienen en la escritura: esquema corporal, lateralidad, visomotricidad, coordinación óculo manual, etc.. Estos síntomas suele remitir evolutivamente en la mayoría de los casos, en otros continuarán presentes.
  • Todavía no tiene la representación mental de las letras o números bien automatizadas. A veces, simplemente no tienen bien adquiridas la forma y dirección correcta de las grafías. Algunos, simplemente necesitan más tiempo para aprender o más repeticiones. Juega un importante papel la memoria visual.
  • El desarrollo visoperceptivo a estas edades se encuentra en proceso madurativo. El sistema visual del niño debe ser suficientemente avanzado para poder percibir las simetrías entre letras. Además, debe haber desarrollado un sistema básico de orientación espacial. Los niños pueden presentar dificultades para discriminar, diferenciar y reconocer las letras como signos gráficos. Cada letra tiene unas características gráficas distintas a las otras, así como una direccionalidad propia, y es precisamente en diferenciar dichas características en lo que pueden fallar estos alumnos/as. Así mismo, pueden presentar dificultades de organización espacial, es decir, presentan fallos a la hora de trascribir la imagen mental de la letra que posee al papel o fallos incluso a la hora de copiar letras según un modelo.
  • También, está en desarrollo el proceso de adquisición del esquema corporal y el dominio de la lateralidad (lateralidad no definida, cruzada, zurdos…)
  • También puede ser debido a la falta de atención, baja discriminación visual, entre otros.
  • En algunos casos podría ser indicativo de futuras dificultades de aprendizaje, sin embargo, cometer estos errores no significa que hablemos de una dificultad específica como una dislexia. Históricamente siempre se ha considerado la inversión de letras (escritura en espejo) como un síntoma de la dislexia. Nada más lejos de la realidad.
  • También pueden influir aspectos motivacionales, sociales y emocionales. Nuestra escritura refleja nuestro estado emocional y en muchas ocasiones se ha comprobado como estas dificultades aumentan ante situaciones emocionales inestables o de carencia afectiva.

Recuerda … La escritura en espejo es bastante común en los primeros años del aprendizaje de la lecto-escritura, por lo que no es correcto, considerar a un niño como disléxico por este hecho, los niños entre 4 y 7 años, suelen escribir de esta forma, aunque lo más frecuente es la inversión de letras como la p, q, b, d, más que palabras u oraciones completas.

Debemos asumir el hecho de que nos encontramos ante unas dificultades abordables y que en la mayoría de los casos suele desaparecen siguiendo una serie de pautas y líneas de trabajo básicas. Para trabajarla es necesario hacer actividades de percepción visual, coordinación viso-motora, orientación espacio-temporal, atención, entre muchas otras.

Si tienes dudas consúltanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat